De la hoja a la taza

En este apartado queremos explicar de manera fácil y sencilla el recorrido que hace el té desde la planta hasta la taza. Un proceso que como veremos más adelante, es más o menos largo, en función del tipo de té. En un extremo tenemos el té blanco, el cual apenas ha experimentado procesado. Y en el otro extremo de la tabla, el té negro, en donde se requieren más fases o etapas para conseguirlo.

Las fases que pueden sufrir las hojas del té son: marchitamiento, escaldado, enrollado, cribado, wok, oxidación parcial, oxidación completa y secado. En función de las etapas o fases que siga el té, se obtendrá un tipo u otro, pero como puedes comprobar, todos proceden de la misma planta, la Camellia sinensis(L.) Kuntze. Más adelante comprobaremos que depende de qué tipo de té y de las calidades, se coge una u otra parte de la planta. Sin embargo, por lo general, existe un límite en la recolección de las hojas. Se suelen coger hojas hasta la posición 4 ó 5.

De la hoja a la taza_blog aeti

Té a té, ¿qué partes se suelen utilizar?

  • Té blanco. Se hace con las yemas de la planta cuando aún conserva la pelusa que las recubren.
  • Té verde. Se suelen utilizar por lo general, solo las primeras hojas de la planta para evitar que estas hayan podido fermentar.
  • Té Oolong. Son siempre hojas enteras.
  • Té rojo. Es un té verde sometido a un proceso especial de fermentación.
  • Té Negro. En función de la calidad de té, se cogen hojas nuevas o las hojas situadas en 3ª o 4ª posición. En el caso del método ortodoxo o método tradicional, la recolección se lleva a cabo de manera manual. En el caso del modelo CTC, se hace con maquinaria.