Té, ven a mí. 9 razones para consumirlo a diario

El té verde ha sido tema de estudio en todo el mundo. Científicos afanados en encontrar los beneficios que esta bebida reporta a nuestro organismo. Os dejamos con una selección de 9 razones saludables para empezar a tomar té verde. O, si ya eres amante de esta bebida, 9 excusas para seguir consumiéndolo.

Te y salud

  1. Previene el glaucoma y otras enfermedades oculares. Según un estudio de la Universidad de Hong Kong, los antioxidantes que contiene el té verde (vitamina C y E, luteína y zeaxantina), podrían ser absorbidos por los tejidos del ojo, incluida la retina, reduciendo el riesgo de padecer glaucoma, así como otras enfermedades oculares.
  2. Protege las encías y los dientes. 
  3. Disminuye el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Un consumo moderado de té (entre 3 y 6 tazas al día) mejora nuestra salud cardiovascular. Así lo recoge un estudio publicado en la revista Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology: Journal of the American Heart Association.
  4. Combate la obesidad.
  5. Mejora la circulación de la sangre. 30 minutos tras la ingesta de té las grandes arterias del organismo se dilatan, evitando así problemas circulatorios como la aterosclerosis. Es la conclusión a la que llegó un estudio realizado en la Escuela Médica de Atenas (Grecia).
  6. Fortalece los huesos. Un estudio publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry afirma que uno de los componentes del té, la epigalocatequina (EGC), promueve el crecimiento de las células óseas (osteoblastos) hasta un 79%, fortaleciendo los huesos, aumentando su mineralización y ayudando a prevenir la osteoporosis.
  7. Evita que la vesícula biliar se inflame.
  8. Bueno para el cerebro . Tal y como publica un estudio de la Biological Psychiatry, los polifenoles del té ejercen un efecto protector sobre las células protectoras de dopamina, ayudando a prevenir la enfermedad del Parkinson.
  9. Inhibe el crecimiento de bacterias.

Ahora que empieza el frío, apetece tomar el té caliente. No sólo porque sirve como calefactor para tus manos, también porque tu cuerpo lo agradece. Sin embargo, se ha demostrado que tomar té a altas temperaturas (más de 60 ºC) no es recomendable, puede provocar cáncer de garganta. Una vez tengas controlado este parámetro, dejando reposar un poco el té hasta que se enfríe un poquito, todo lo demás son razones para incluirlo en tu consumo diario.

Vía: Muy Interesante.