6 sándwiches para acompañar la hora del té

En una verdadera ceremonia del té no pueden faltar el toque dulce y salado que le confiere al evento los sándwiches, los scones o panecillos dulces (típicos de la cocina inglesa pero originarios de Escocia. Os dejamos aquí una receta), las mermeladas varias, el lemon curd o crema de limón (que sirve para untar en el pan o como relleno de tartas y que originariamente sirvió como alternativa a la mermelada – ver receta), la clotted cream (muy típica en Inglaterra y que para nosotros probablemente sea la mantequilla o la margarina – ver aquí), galletas, pastas y tarta. No siempre hay de todo, aunque si fuera el caso, ¿quién se querría perder un evento de tales características?

It´s always teatime

Por lo general, todo lo anteriormente comentado, se suele colocar en una bandeja de varios pisos. En la parte de abajo se suelen colocar los sándwiches, en la bandeja de en medio van los scones y en la parte superior pequeños bocados, generalmente dulces, en versión galleta, tarta o pasteles típicos. Acompañando a este increíble manjar, el té. Y si todo se ha servido cuidando los detalles, el té no va a ser menos. Tazas de porcelana y tetera acompañan el momento. ¿Quién no querría ser ahora inglés para pegarse tal merendola con la mejor compañía?

Hoy, 3 de noviembre, se celebra el #DíaInternacionalDelSandwich. La mejor excusa para dedicarle unas líneas tintadas de cultura tetera a estos pequeños bocadillitos. Centrando, por supuesto, toda nuestra atención en los típicos sándwich que te encontrarás en toda ceremonia tetera, al más puro inglés, que se precie.

Foto de PapeBlog.com

Foto de PapeBlog.com

¿Cuáles son los sándwiches típicos que se suelen degustar en la hora del té (o #teatime)?

Los sándwiches suelen ser pequeños, apenas un par de bocados bastan para comérselos, y de diferentes sabores. Algunos casan más con pan integral y otros con pan blanco.Tradicionalmente se presentan en forma triangular, es decir, cortados por la mitad. Si bien, y como ocurre con todo, se desafía a la tradición ofreciendo nuevas alternativas como la forma rectangular o circular, utilizando para ello moldes de galleta. Los más conocidos son:

  • Sándwich de pepino. Probablemente sea de los más conocidos. Pepino lleva fijo. A partir de ahí surgen las variantes. Unos lo preparan con mantequilla, otros con crema de queso. Unos le echan eneldo, otros lo prefieren con pimenta blanca. Y pensarás, ¡qué sencillo! Probablemente esconda algún misterio oculto cuando el periódico The Guardian le dedica este extenso artículo para preparar el sándwich de pepino perfecto.
  • Sándwich de ensalada de huevos. Preparado por lo general con huevo duro picado, sal, pimienta negra, apio, mostaza y mahonesa. A veces se hacen variantes en donde además se le añade tomate, embutido, lechuga, lentejas o judías entre otros ingredientes. A la base a veces también se le añade canónigos. Como veis, las variantes pueden ser infinitas.
  • Sándwich de salmón ahumado. Se suele acompañar con crema de queso y un poco de cebollino.
  • Sándwich de pollo al curry.
  • Sándwich de pollo con mostaza y rúcula.
  • Crema de queso y rábano. Una vez untado el queso, añadir finas láminas de rábano condimentadas con pimienta y sal.
Foto de La Chica de la Casa de Caramelo

Foto de La Chica de la Casa de Caramelo

¿Quién dijo hambre? Esperamos que seáis muchos los que, calendario en mano, se decidan a montar una ceremonia tetera en casa donde los sándwiches sean, junto a una buena taza de té, los anfitriones más deseados. Nos podéis mandar las fotos a nuestra cuenta de Twitter @infusionaTE y también sugerencias si creéis que se nos ha escapado algún sándwich Typical English.